Un hombre chino que compró 6.5 toneladas de sal, con la esperanza de beneficiarse del pánico de compras tras el miedo a la radiación en Japón, está ahora endeudado con $4 mil dólares del condimento, informaron medios estatales.

El hombre, de apellido Guo, compró la sal en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, cuando la semana pasada hubo rumores de que la sal podría ayudar a prevenir enfermedades causadas por radiación, informó el periódico China Daily.

Los precios de la sal aumentaron por los rumores y Guo compró 260 bolsas de sal que llevó a su apartamento en tres camiones.

Unos días después, el Gobierno chino instó a los consumidores a detener las compras de pánico, asegurando que los residentes del país no estarían expuestos a la radiación de la planta de Fukushima, dañada por el terremoto y el tsunami en Japón, lo que provocó una súbita caída en el precio de la sal.

Guo ahora está endeudado con la sal, que ocupa más de la mitad de su apartamento.

El periódico dijo, Guo no puede revender el producto, ya que sería ilegal hacerlo.