Unos 250 evacuados que viven en el gimnasio de una escuela japonesa en la zona afectada por el maremoto del mes pasado se levantan cada mañana, y entre ellos, Yuka Chiba, de 13 años, lo hizo el jueves para asistir al primer día de clases…