Un buen día Makoto Konno caminaba por los pasillos de la escuela, acompañada de sus quejas habituales, cuando una sombra y una caída le cambiaron la vida. Fue entonces cuando el hilo del tiempo se le ramificó en ciclos, nuevas vertientes de acontecimientos y finales…