Sony ha anunciado que podría retrasar el lanzamiento mundial de su nueva consola portátil, denominada NGP, después del terremoto y el tsunami que afectó a Japón el mes pasado, generando interrupciones en la producción de componentes.